martes, 20 de enero de 2015

Mis primeros eclairs


Hola mis amores. 

Hoy quiero hablaros sobre mi primer intento de hacer eclairs. Los eclairs son unos pastelitos pequeños rellenos de nata o crema normalmente con algún tipo de cobertura por arriba, se les conoce normalmente como petisú o pitis y son uno de mis postres favoritos.

Hacía mucho tiempo que quería intentar hacerlos pero su supuesta dificultad me ha disuadido hasta esta semana. En todos los sitios donde sale la receta decía que era complicada pero aprovechando una tarde realmente lluviosa y fría decidí pasar el tiempo intentando hacer estas pequeñas delicias.

Os diré que antes de decidirme a hacerlo consulte varios blogs de cocina, libros y hasta el Youtube ninguna de las recetas coincidía en los las medidas y la verdad es que eso me escamaba un poco así que decidí seguir la receta del blog que más comentarios y visitas tenía suponiendo que eso era algún tipo de garantía para que saliesen bien.

Error número uno. Seguí la receta al pie de la letra, pesé y medí todo con cuidado pero la mezcla quedó tan liquida que se escurría de la boquilla de la manga pastelera.

Acostumbrada a cocinar, decidí que la receta que había tomado de guía estaba mal, en mi opinión tenía demasiado huevo en la receta.

Bastante chafada, decidí repetir todo el proceso, poniendo en huevo que, según yo, era adecuado para la masa y…tarán. Me quedó una masa perfecta. Maleable, sin grumos y con la consistencia perfecta. 
La receta original tenía el doble de huevo que yo usé.

En fin, que traumas aparte, esa tarde hice unos deliciosos eclairs que hicieron la delicia de familia y amigos y pensé en dejaros mi receta por si vosotras queréis hacerlo y os detiene, igual que a mi, su supuesta dificultad.



Preparad lápiz y papel porque os aseguro que están al alcance de cualquier principiante.

Ingredientes para la masa:

160 gr de harina de repostería (utilice la harina de repostería de la marca Gallo)  
120 gr de leche entera
130 gr de agua
100 gr de mantequilla (utilicé la mantequilla del Mercadona para los primeros y la Asturiana para la segunda tanda)
1 cucharadita de café de sal
5 ml de azúcar con vainilla o azúcar normal
2 huevos caseros pero es probable que necesitéis otro. Os explico porqué en las instrucciones.

Pasos:

Para hacer nuestra masa usaremos un robot de cocina, un termomix, unas varillas para masa, o a mano. Como queráis porque realmente no influye solo que a mano os costará más. Yo use uno de esos robots con varillas de amasar.

El primer paso es precalentar el horno a 200 grados y tamizar la harina que dejaremos apartada.

Ahora pondremos para mezclar la leche, el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar. Mezclar a velocidad media hasta que esté todo bien integrado a una temperatura de 90 grados. Os quedará una mezcla liquida.

Si lo hacéis con unas varillas eléctricas pondréis la mezcla al fuego a temperatura media.

Si usáis un termomix pondréis velocidad 2 a 90 grados 5 minutos.

A continuación añadiremos de golpe la harina. Todo junta, sin miedo. Batimos a velocidad media alta unos 10 o 15 segundos. Es importante que no os paséis del tiempo.

Si lo hacéis a mano subís un poco el fuego y batís con energía 15 segundos, lo justo para integrar la harina.

Si usáis termomix pondréis velocidad 4 durante 15 segundos.

La mezcla que debe quedar es una mezcla grumosa un poco como si estuviese mal integrada. No os preocupéis. Retirar la mezcla del calor y dejar enfriar unos 10 – 15 minutos. Esto es muy importante porque si no está templada la mezcla los huevos se cuajaran al añadirse.

Ahora viene la parte delicada (difícil). Debéis añadir los huevos de uno en uno, asegurándoos de que está bien integrado antes de añadir otro.  Añadiréis los huevos de uno en uno pero cuando lleguéis al segundo debéis comprobar vuestra masa, si está muy espesa o dura podéis batir el segundo huevo en una taza y añadir poco a poco lo que necesite la mezcla. El resultado tiene que ser una masa lisa, homogénea pero firme y consistente.

Si usáis el termomix pondréis la mezcla a velocidad 4 sin calor.

Si usáis lo hacéis a mano solo tenéis que batir hasta que esté todo integrado y la masa como os dije antes.

Si usáis un robot poned la velocidad media alta añadir los huevos como os dije al principio.

Un truco: meted un dedo en la mezcla y tirad hacía arriba, si hace como un ganchito agarrando vuestro dedo es que está lista. Solo tenéis que conseguir que sea consistente y maleable para poder usar la manga pastelera pero firme para que no se deshaga.

Ahora solo os queda poner en una bandeja de horno papel de hornear.

Rellenáis la manga pastelera con la mezcla y hacéis una pequeña línea sobre el papel de la bandeja. 
Yo probé con distintas formas pero los más bonitos son los pequeños que además se hacen antes. Para que os queden perfectos usad una boquilla grande con boquilla de estrella. Así os quedaran preciosos.



Una vez tengáis la bandeja llena pintareis con huevo la parte de arriba (Para eso servía el tercer huevo) y la pondréis al horno. Es muy importante que no abráis la puerta durante la cocción porque si no se bajará la masa.

Bajad la temperatura al horno a 180 grados y hornead durante 30 o 50 minutos el tiempo variara mucho de un horno a otro pero no os preocupéis. Cuando tengan un aspecto dorado por arriba ya están listos. La masa es ligera así que no quedará cruda salvo que vuestros pastelitos sean muy grandes.

Sacarlos a una rejilla para que enfríen, porque si no la condensación arruinará vuestros pastelitos.

Ahora solo queda rellenarlos, podéis abrirlos a la mitad y rellenar con crema o nata pero quedan más bonitos como yo lo hice, rellenando con crema por debajo. Usando una manga desechable con boquilla redonda pequeña podéis rellenarlos, solo hay que hacer un agujerito e ir rellenando con paciencia. Para la parte de arriba solo hay que derretir un poco de chocolate y cubrir. Ahora si, ya están listos.



Os cuento que estos pasteles están mejor de un día para otro. La nevera les sienta francamente bien.




Me despido por hoy. En la próxima entrada dejare la crema pastelera que yo hice, es fácil de hacer y deliciosa. Nos vemos pronto. Un beso. 
(Perdón por las fotos chicos, me di cuenta de lo malas que eran cuando las pasé al ordenador. En cuanto pueda repito receta y cambio las fotos por unas mejores) L




1 comentario:

  1. Qué bien te quedaron!!!! A mí eta receta se me resiste, es que no acabo de pillarle el tranquillo. La próxima vez me releeré tu post a ver si me salen mejor porque a mí ni la nevera me los mejoró.
    Besos.

    ResponderEliminar