domingo, 14 de septiembre de 2014

Mi experencia en Amazon




 

La verdad es que en los últimos cinco años me he hecho una gran fan de las compras Online.

La falta de tiempo para ir de compras fue uno de los alicientes para empezar en este método de compras, pero pronto me di cuenta de las infinitas ventajas que podía tener este curioso método.

Dos grandes ventajas principalmente.

Ahorro y variedad.

Para alguien como yo, que pasa jornadas maratonianas en una oficina es literalmente mi salvación.

Tengo que reconocer que hoy en día, como digo cinco años después, compro de todo, ropa, zapatos, videojuegos, libros, cremas, maquillaje, alimentación…de todo.

Siempre había oído hablar de la página de Amazon pero la verdad  es que nunca me había animado a comprar porque había leído mucha disparidad de opiniones. Había gente encantada y gente que lo odiaba.

Hasta hace un par de semanas no me anime a comprar.

Veréis, me compré un iPad 4 y me puse a buscarle un teclado online, porque en la tienda solo había uno y costaba 70€ lo que me parecía una exageración.

La página de Amazon no dejaba de salir en los resultados así que acabé picando.

A primera vista todo era increíble, como la primera cita de una relación en la que todo te parece precioso. Por desgracia, mi pedido acabó como uno de esos divorcios chungos donde acabas a leches por la batidora.

Os cuento.

Me compre el teclado de marras, por 16€.

Unos tapones de silicona para las entradas usb de mi ordenador portátil. 2.25€

Una carcasa rígida para el portátil por 18 €

Dos fundas para el móvil a 0.49€ y 0.79€

Y varios libros.

Mi primera sorpresa fue que los pedidos van por separado, por comprador, como en Ebay. Lo cual incrementa los gastos de envió porque tienes que pagar gastos por cada artículo.

Son cosas que no tienen sentido porque por ejemplo, las carcasas costaron 0.49€ y 0.79€ pero pague 2.99 por cada uno en gastos de envío. Un despropósito.

Pero esto no es lo peor, lo peor es que te engañan con los productos. No la página directamente ya que eso es cosa del vendedor, pero creo que la pagina debería asegurarse que los vendedores no engañasen a nadie.

En lugar del teclado para el iPad 4 que yo había especificado, me enviaron un teclado para iPad Air. Por supuesto lo devolví pero por lo pronto estoy sin el teclado. Otra cosa curiosa es que pague por el envío de menos de una semana ¿Y cuánto tardó en llegarme? Se admiten apuestas. Una semana y media.

Una que es muy buena persona, piensa…bueno un fallo lo tiene cualquiera.

Pero entonces llegó otro de mis pedidos, otra vez tardó una semana a pesar de haber elegido un envío rápido.

Mis tapas de silicona para el portátil. Otro pedazo de… las tapas no encajaban en sus lugares a pesar de haber elegido el modelo específicamente. Otra vez a devolver.

Me llegó la tapa rígida para el portátil, que por suerte si era lo que había pedido solo una cosita…pagué el envío rápido y me llego en una semana y media.

Las fundas para el móvil y los libros llegaron en el tiempo que pagué y eran tal cual lo que había pedido así que de eso no hay queja.

En fin que, sintiéndolo mucho señores de Amazon su página deja mucho que desear.

La verdad es que no pienso repetir salvo que no encuentre lo que busque en otra página o este algo de super oferta y no tenga prisa por recibir mi pedido. Por supuesto no volveré a pedir nada de electrónica me limitaré a libros y punto. Si es que vuelvo a comprar…

La impresión en general de su servicio en mi opinión es mala. No sé a vosotras, pero a mí me molesta especialmente comprar una cosa y que no me traigan lo que he pedido.

Bienvenido invierno


¡Viva el invierno!


Si señoras y señores habéis oído bien. Viva el invierno.

Hoy voy a confesaros una cosa…odio el verano. Enserio, es con diferencia la época que menos me gusta del año.

Sobre todo por trabajo, es con diferencia cuando más trabajo. Prácticamente no paro en casa, hace mucho calor y hay gente en todos los sitios.

No os voy a mentir chicos. No soporto el calor.
Cualquier tarea por pequeña que sea con calor es un suplicio. Lo único bueno del verano es la playa. Adoro nadar, pero enserio, no me compensa. No mientras existan las piscinas. Jajajaja.


Pero bueno, basta de quejarse.
Porque por fin llega el otoño y con él la calma, la paz y lo más importante, MI TIEMPO LIBRE.
Vuelvo a disponer de largos fines de semana, de viernes por la tarde a lunes por la mañana. Días para dedicarme a los míos, ir de compras y disfrutar de tardes leyendo con un capuchino. Siiiiiiiiiii. No puedo esperar.
Por fin la ciudad vuelve a su ritmo habitual, se sacan las mantitas para el sofá, se puede pasear por la calle con esa brisa fresca tan refrescante a cualquier hora y la lluvia se convierte otra vez en la banda sonora perfecta para irse a dormir.

Para que os hagáis una idea me gusta tanto el frío que en mi trabajo, he pedido no tener vacaciones en verano nunca. Seis años llevo ya así y encantada de la vida.
Solo voy de vacaciones cuando hace frio. ¿Qué puedo decir? Me va el esquimal style. Eso sin contar que, con el frío, llegan dos de mis fiestas favoritas, Halloween y Navidad.
Bueno la verdad es que irse de vacaciones fuera de temporada tiene cientos de ventajas, las dos más importante son que no hay aglomeraciones y sale super bien de precio. ¿Lo veis? Son todo ventajas.

No hay duda mis amores….Adoro el invierno.
¡¡¡¡Bienvenido frío!!!! Te estaba esperando.