jueves, 27 de febrero de 2014

Postres low cost- Orejas de carnaval


Hola mis amores.

Hoy os traigo un postre muy fácil y económico.


Como ya os he dicho alguna vez por Twitter, por trabajo llevo viviendo en Galicia un par de años y este postre lo aprendí aquí.


Es algo típico de la gastronomía gallega que suelen hacer en esta época del carnaval. Pero que yo hago bastante a menudo porque son super fáciles, siempre quedan bien y gustan a todo el mundo.


¡Vamos a ver que se necesita y como se hacen!



Orejas de carnaval

Ingredientes:

-Un huevo

-400 gramos de harina

-125 ml de leche salen más ricas con leche entera.

-Medio sobre de levadura Royal

-Esencia de Anís una cucharadita y media

-Vainilla. Si es en esencia media cucharadita y si es en azúcar de vainilla una cucharada sopera.

-Azúcar dos cucharadas soperas

-Media cucharadita de canela

-Ralladura de un limón

-Mantequilla, aproximadamente el tamaño de una nuez.

-Una pizca de sal

Aceite para freír. Tiene que ser aceite de semillas o de girasol.


Elaboración:

Primero que nada lo mejor es mejor calentar la leche un poquito, casi nada, solo templarla para añadir las esencias y que cojan mejor el sabor con la ayuda del sabor.


Así que una vez tengamos la leche templadita añadimos, la ralladura de limón, la vainilla y la canela. Lo dejamos reposar tranquilamente al aire y pasamos al siguiente paso.


Batimos el huevo con el anís y el azúcar.


Derretimos la mantequilla, preferiblemente sin usar el microondas. Lo añadimos a la mezcla del huevo y ponemos también la sal. Batimos.


Añadimos la leche y lo mezclamos bien todo.


Apartamos de la harina unos 300gr y lo mezclamos con el royal. Tamizamos la harina y la incorporamos lentamente a los líquidos. Es imprescindible hacerlo lentamente para que no sepa a harina cruda.


Cuando acabemos de añadir la harina nos quedará una masa homogénea pero espesa. A la que añadiremos el resto de la harina, para amasar y hacer una pelotita.


Lo tapamos con un trapito y lo dejamos reposar. Lo mínimo de reposo son 30 minutos, lo máximo 60.


Después solo hay que estirar la masa del grosor que os guste, yo las hago finitas porque me gustan más. Y cortar de la forma que deseéis. Yo las hago en forma rectangular porque me parecen más bonitas.


Por último, ponéis una sartén con aceite y las freís cuando este bien caliente. Os aconsejo que no friais muchas a la vez porque no quedan tan buenas. Cuando las saquéis todavía en caliente, esparcir bien de azúcar por encima.


Con las cantidades que os he dado sale una fuente de orejas de carnaval más que considerable.



Secreto del chef:

La mezcla original gallega que me enseñaron solo lleva, harina, anís, huevo, mantequilla y agua. Pero empecé a modificarla hasta llegar a estas cantidades y receta.


Cuando echéis el azúcar una vez fritas no uséis azúcar glas, queda más bonito pero tapa los matices de las esencias y no le da el toque especial que tienen con el azúcar normal.


No uséis aceite de oliva, absorben todo el sabor y quedan muy raras.


Yo las uso de postre, para las meriendas, e incluso cae alguna con el café del desayuno. Jajaja.


Son muy agradecidas, si no queréis hacer galletas porque no os salen bien, o no sabéis. Este es un plato genial para llevar cuando os inviten a algún sitio o tengáis invitados en casa.


Gustan especialmente a los peques de la casa que para mejorarles el momento, podéis dárselas con un batido de chocolate o leche en blanco con vainilla. Triunfaréis seguro.


Espero que os atreváis a hacerlas porque son deliciosas.

Miles de besos

Alexía

1 comentario:

  1. Mmmmm, que pinta. Aquí en Asturias hacemos fruxuelos y picatostes, pero como mi abuelo era gallego también he comido orejas. Tiene muy buena pinta. Un besín.

    ResponderEliminar